Hablar de beneficios del Zen Shiatsu no es un tema evidente. En general, cualquiera que busque cuáles son los beneficios del Zen Shiatsu se encontrará con frases como «alivia el estrés» o «refuerza el sistema inmunitario» o bien «es bueno para mejorar el sueño», etc.

Por mi experiencia, puedo afirmar que estos beneficios son reales. Pero cuando tengo a un/a paciente delante de mí que me explica su necesidad, en ningún momento mi objetivo se convierte en «curar esa dolencia» o «curar a ese paciente». Mi trabajo como terapeuta de Zen Shiatsu es devolver a ese/a paciente la capacidad de autocurarse. Los resultados que he visto han sido en muchos casos impresionantes: pero no he sido yo quien ha curado. Ni siquiera el Zen Shiatsu. Sino el/la paciente y su cuerpo.

Beneficios del Zen Shiatsu

A nivel científico, existen estudios no concluyentes sobre los beneficios del Shiatsu. A nivel general, las formas en las que el Zen Shiatsu devuelve la armonización energética al cuerpo del recibidor permiten:

  • Ayuda contra los ciclos menstruales irregulares y desequilibrados
  • Ayuda a tener un mejor embarazo, post-embarazo
  • Reduce los problemas de insomnio, tristeza, rabia, asma, dolores de cabeza, ansiedad
  • Reduce los problemas intestinales, digestivos y gástricos, así como procesos de eliminación
  • Reducir dolores musculares, articulares, ciática, lumbalgia, tortículis…
  • Tratar problemas respiratorios así como problemas nerviosos  y de piel
  • Previene estados depresivos y responder mejor a estados de shocks emocionales
  • Reencontrar la calma, la capacidad de recuperarse y de reflexionar
  • Desarrollar la autocuración y el autocuidado

Mi experiencia

Además de los beneficios generales descritos arriba, mi experiencia me ha enseñado que el Zen Shiatsu puede ir mucho más allá de lo físico y psicológico. El Zen Shiatsu también resuelve otros tipos de bloqueo que son menos definibles. Un ejemplo de una de mis pacientes, que al cabo de la tercera sesión, al día siguiente, tuvo que ser ingresada por una piedra en el riñón. La paciente me explicó más tarde lo que «esa piedra» representaba en su vida, así como el Shiatsu le había ayudado (a su entender) a poder dejar ir lo que tenía salir.

Uno de los principales cambios a los que el Shiatsu ha ayudado a mis pacientes es a desbloquear ciertos aspectos de sus vidas. Yo nunca he buscado eso: yo simplemente observo y siento la energía de su cuerpo, busco los Kyo y los Jitsu, recorro los meridianos, siento y estoy presente y a la escucha. Y así es como el cuerpo del recibidor se pone en marcha y empieza a curarse por sí mismo.

Yo lo observo y no juzgo lo que pasa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *