PREVENCIÓN Y BIENESTAR EN EMPRESA

Hoy en día las personas nos comprometemos mucho con nuestro trabajo e invertimos gran parte de nuestra energía y tiempo en él. Esa implicación de los empleados es clave en la consecución de los resultados del negocio y es por ello que el bienestar de los mismos es tan importante para las empresas.

Cuidar del bienestar físico y mental de sus empleados permite un ambiente de trabajo más relajado, con mejor comunicación y rendimiento, con menos estrés, menos riesgo de burnout, absentismo  y una mejor imagen de la empresa.

El masaje Amma sentado es una solución para luchar contra el estrés, las tensiones nerviosas y para reducir tensiones musculoesqueléticas. Está especialmente indicado para dolores de espalda debidos a malas posturas: para las personas que trabajan en posición sentada delante de un ordenador, llevando cargas pesadas, conduciendo vehículos, etc.



¿QUÉ ES EL MASAJE AMMA SENTADO?

El masaje Amma sentado viene del Amma Tradicional (o Amna) que significa «calmar con las manos» en japonés. Fue desarrollado por David Palmer en los años 80 para aliviar dolores de los ingenieros de Silicon Valley (EEUU) y mejorar su productividad.

Es una técnica preventiva y correctiva basada en los principios de la medicina ancestral china de acupresión. Permite aliviar rápidamente dolores físicos, restablecer un equilibrio emocional y energizar a la persona.

Se practica sobre la persona vestida y sentada cómodamente en una silla ergonómica.

Su duración es de entre 15-20 minutos y consiste en una serie de movimientos precisos siguiendo meridianos y puntos de acupuntura (con estiramientos, presiones, percusiones y vibraciones) en la espalda, nuca, cabeza, hombros y brazos.

Procura un efecto de relajación profunda reduciendo tensiones y cansancio y permite volver de esta «pausa» con una buena energía al trabajo.

¿Cómo proponerlo?

Para sus empleados, puede proponerlo de forma  periódica incluyéndolo dentro de las actividades organizadas por la empresa para el cuidado de la salud, con la periodicidad que se considere oportuno.

O proponerlo de forma puntual como  incentivo, reconocimiento, como premio al fin de un proyecto, etc.

También puede proponerlo para sus clientes durante reuniones, convenciones o cualquier otro tipo de encuentro o evento. Esto le permite ofrecer una atención particular a sus clientes, dar una imagen dinámica y innovadora de la compañía, así como un plus en sus eventos profesionales.

Cómo organizar sesiones de Amma Sentado en tu empresa

  • Logística y instalación muy sencilla y rápida: Se necesita poco espacio para instalar la silla ergonómica (aprox. 5m2). Puede ser una sala de reunión, de descanso o en cualquier otro espacio tranquilo de su empresa. Puesto que se realiza sentado y vestido no es necesario un espacio muy privado, si bien se requiere de cierta tranquilidad.
  • Se diseña un calendario donde se proponen los horarios disponibles y cada empleado se apunta, permitiendo así un  desarrollo fluido de los masajes sin perturbar la actividad de la empresa.
  • Duración del masaje: 15 minutos + 5 minutos por persona para gestionar el retraso, la recepción y salida de cada personas. Se pueden realizar hasta 3  masajes por hora.

Este masaje corto se puede recibir en una pausa sin interferir en el tiempo de trabajo de un empleado

Se proveerá una descripción detallada del masaje, de los beneficios y contraindicaciones para compartir con sus empleados.



Posibles fórmulas de pago

Algunas ideas de cómo se puede proponer el pago del masaje:

  • El empleado paga el 100% del masaje, el empleador proporciona el tiempo y el lugar.
  • Se puede proponer un pago «compartido»: una parte del masaje es pagada por la empresa (dirección, recursos humanos, etc.) y la otra parte por el empleado
  • El empleador paga la totalidad del masaje

Se puede intervenir a cualquier hora de la jornada, o al principio o final de la misma, con un requerimiento mínimo de 2 horas seguidas (lo que asegura 6 masajes). Puede ser una sesión de un solo día, una o varias veces por semana, por mes, por trimestre o por año, según las necesidades de la empresa.